Proyecto “Programa de Arqueología Preventiva para el Campo La Cira-Infantas. Barrancabermeja, Departamento de Santander, Colombia”

Dr. Alejandro Bernal Vélez

Desde el año 2016 se está desarrollando un ejercicio de investigación y gestión con el patrimonio arqueológico en el Campo La Cira-Infantas. La Cira-Infantas es un campo de producción de petróleo y gas que data de la década de 1920, siendo el lugar más antiguo de la industria de los hidrocarburos en el país. El área de trabajo se localiza en un valle interandino del centro de Colombia en la porción media de la cuenca del río Magdalena. Como espacio geográfico, esta región comparte algunas de las características de las tierras bajas del norte de Suramérica como son su clima húmedo y tropical, la presencia de zonas de ciénagas y ambientes fluviales, y relictos de masas del bosque húmedo que en este caso concreto corresponden a las llamadas “selvas del Opón-Carare”. No obstante, al ser un valle interandino, la influencia de la cordillera Oriental de Colombia se aprecia en una geomorfología relacionada con el levantamiento de los Andes colombianos, así como en el hecho que las subcuencas hidrográficas presentes en la zona de interés tienen un origen cordillerano.

Ubicación del Campo La Cira-Infantas

Como herramienta de investigación, el Programa de Arqueología Preventiva del Campo La Cira-Infantas se interesa en la contextualización de los hallazgos arqueológicos que se presentan en el marco de las obras de infraestructura de la industria de los hidrocarburos. Esta contextualización se hace bajo dos líneas de trabajo.

En primer lugar, un objetivo es entender la relación entre características físicas del paisaje y hallazgos arqueológicos. En lo que respecta al relieve, El Campo La Cira-Infantas tiene espacios de sistemas de colinas bajas y cimas planas originadas por la erosión, áreas bajas de pantano y de desborde de cursos de agua, y un conjunto de cerros estructurales más altos y de pendientes pronunciadas. El proyecto científico busca entender la distribución espacial de los hallazgos en relación a la geomorfología, poder precisar si estas diferencias pueden relacionarse con distintos tipos dinámicas sociales o culturales históricas, y la simultaneidad o sincronía del uso u ocupación de los distintos paisajes. Se busca también entender la relación espacial de ausencias o presencia de hallazgos arqueológicos.

Distintos paisajes imperantes en el Campo La Cira-Infantas

Segundo, los distintos hallazgos y evidencias encontradas en el marco de las actividades de la arqueología de salvamento que se realiza dentro del Campo La Cira-Infantas se analizan en función del conjunto de la llamada “Arqueología del Magdalena Medio” y las maneras en las cuales la información arqueológica hallada puede aportar a mejorar el conocimiento del pasado prehispánico y colonial de la región. Por solo mencionar algunos aspectos temáticos, el valle intermedio del Magdalena es un espacio conocido en la arqueología del norte de Suramérica por varios sitios arqueológicos compuestos por artefactos líticos (puntas, raspadores y lascas retocadas) que se han relacionado con el poblamiento temprano en el Pleistoceno Tardío y el Holoceno Temprano. Igualmente, existe una nutrida discusión sobre el papel del río Magdalena en la dispersión de los conjuntos cerámicos del Formativo Tardío y de los Desarrollos Regionales más tardíos. No se puede perder de vista que el Magdalena es un eje de conexión entre el litoral caribe y el interior andino, y por tanto el estudio arqueológico de su cuenca es importante para todos los períodos de la cronología prehispánica y colonial.

Diferentes tipos de materiales líticos encontrados en el desarrollo de las actividades del Programa de Arqueología Preventiva desarrollado en el Campo La Cira-Infantas

Como herramienta de gestión del patrimonio, el Programa de Arqueología Preventiva del Campo La Cira-Infantas busca darle un adecuado tratamiento a los materiales, sitios, y contextos arqueológicos que se encuentran en los espacios de instalación de distintos tipos de infraestructura de la industria de los hidrocarburos como las plataformas de perforación para la extracción de crudo o gas, plataformas de inyección para el infiltrado del agua que se requiere para la producción, y distintos tipos de tuberías y líneas eléctricas que permiten el transporte de la producción, el agua o la energía que se requiere para el desarrollo del campo. Igualmente, se busca la conservación del patrimonio arqueológico hallado por medio de un proceso de curaduría y almacenaje. Un proceso importante en la gestión del patrimonio del campo se relaciona con actividades de valoración, difusión y puesta en valor y uso social de ese patrimonio por medio de una relación con las comunidades que se encuentran dentro del área de influencia del campo.

Como logros de las actividades de investigación y gestión logradas hasta la actualidad, se resalta una actividad cartográfica que ha permitido la ubicación de casi 8.000 puntos de muestreo. Se ha logrado de esta forma el poder establecer zonas y sectores del campo que tienen una mayor sensibilidad y potencialidad arqueológica. No se puede perder de vista que al tratarse de un campo de desarrollo con una historia centenaria la intervención antrópica reciente del espacio es prácticamente total. Sin embargo, se han podido localizar pequeñas áreas con poca o ninguna intervención reciente, y en algunas de estas se han realizado excavaciones arqueológicas. De las realizaciones de los muestreos y excavaciones se ha reunido una colección de cerca de 2.000 elementos líticos, que en su mayoría está compuesta por material de desechos de talla, algunas lascas primarias y muy pocos artefactos formatizados. La materia prima del conjunto lítico más común es el chert, si bien se encuentran materiales en cuarzo y cuarcitas. Todo el conjunto lítico, el tipo de desechos y lascas, y los artefactos terminados son comunes a los reportados en otros procesos de investigación académica o aplicada en el Magdalena Medio.

En materia de gestión con el patrimonio, se está consolidando un proceso de instalación de un laboratorio de arqueología para el trabajo de análisis, conservación y curaduría tanto de los materiales de los hallazgos del programa, como de provenientes de otros procesos de arqueología preventiva que se dieron en el Campo La Cira-Infantas antes del 2016. También vale la pena mencionar el inicio de una nueva etapa de relación con la comunidad por medio de un trabajo de pedagogía del patrimonio, la historia y la arqueología de la región en instituciones educativas.   


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Catherine Lara (8 de marzo de 2024). Proyecto “Programa de Arqueología Preventiva para el Campo La Cira-Infantas. Barrancabermeja, Departamento de Santander, Colombia” Andes Septentrionales: arqueología e historia. Recuperado 16 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/vznb


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search